Tras la llegada de la empresaria Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), que no es ninguna organización del tipo Naciones Unidas (ONU) o de Estados Americanos (OEA), sino un agrupamiento de empresas y grupos periodísticos, desde Clarín se trató por todos los modos de instalar la idea de que “un organismo mundial” venía a “fiscalizar” la libertad de expresión en Argentina.
Como era de esperar, hoy sacó una nota titulada “‘Profunda preocupación’ de la SIP por la libertad de prensa en el país”; y en la que el presidente de la SIP, Gonzalo Marroquín, que es el editor del diario Prensa Libre de Guatemala, aseguró: “Tenemos una profunda preocupación sobre la posibilidad de hacer un ejercicio independiente de prensa en la Argentina. Creemos que debe existir no sólo de palabra y de discurso una posición de defensa de la libertad de prensa, sino que con hechos se debe demostrar que no se quiere acosar a la prensa independiente”.
Sin embargo, semejante y temeraria afirmación fue rápidamente rechazada por… ¿el Gobierno? ¿la UTPBA? ¿el Congreso? ¿Tiempo Argentino? Noooooooooooo, fue el mismísimo Martín Etchevers, gerente de Comunicaciones Externas de Grupo Clarín, quien en forma tajante aseguró que “la Argentina tiene la mayor diversidad de diarios, revistas, radios, canales de TV y señales de noticias de todo el continente”. ¿Se entiende Marroquín? ¿No? No se preocupe, ni los de Clarín se entienden.

Nota Clarín

Anuncios