¿No era que la Argentina era un país inseguro para la inversión? ¿que estamos aislados del mundo? ¿que ningún inversor serio se animaría a hacer negocios acá? Cuántos kilómetros de tinta se habrán gastado en las oficinas de Tacuarí al 1800 para convencer a la gente de que este país no es viable para nada ni para nadie. Entonces… ¿qué pasó Señor Magnetto? Su pusilánime escriba Martín Bidegaray, otrora relator de chimentos empresarios en Ambito Financiero, publicó en la edición de hoy del diario una nota que ya desde el título voltea cualquier duda: “Argentina capta 40% de las inversiones chinas en la región”, el resto va para Brasil. ¿Y el milagro chileno? ¿Y el suceso peruano? ¿Y la maravilla uruguaya?
Nota Clarín

Anuncios